1/6

Pulsa sobre la imagen

Quise saber por dónde venía la seda. Encontré un espacio vacío, en el que vivió un gigante que dejó su huella desvaída . Algunos lo añoran; otros lo ignoran.

Hay un nombre mítico: Samarkanda. Allí hay un piano roto .

Ya nadie viste de seda. Ya nadie toca el piano en Samarkanda